Nueva Reforma Fiscal para 2015. Sociedades

 

                Si bien la reforma del IRPF ha ocupado la mayor parte de las portadas las modificaciones realizadas en el Impuesto sobre Sociedades son en mi opinión más profundas. La filosofía continúa siendo la misma, reducir los tipos pero a costa de eliminar deducciones y ampliar las bases. Es complicado que las pequeñas y medianas empresas obtengan beneficio  de los cambios, por un lado debido a las bases imponible negativas obtenidas fruto de las pérdidas de los años anteriores, y por otro porque se igualan los tipos con las grandes empresas pero reduciendo los de estas. Como comentaremos después, el caso de las bases imponibles negativas es especialmente interesante ya que para compensarlas habrá que tener los justificantes contables almacenados durante 10 años.

     Les recordamos que en estos dos artículos pueden  consultar las modificaciones realizadas en IRPF y un especial para los cambios en el sector inmobiliario:

 

Reforma Fiscal para 2015. IRPF 

Sector inmobiliario: La Reforma Fiscal ¿Qué cambios Trae y Cómo nos afecta? 

 

MODIFICACIONES EN EL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES

 

Actividad económica

                 Actualmente el Impuesto por antonomasia de las actividades económicas no recogía la definición  de dicho término, debido a esta carencia en muchas ocasiones teníamos que dirigirnos a la normativa de IRPF o la del IVA para tratar de averiguar a qué se refería un determinado artículo, o qué interpretación sería la que iba a mantener la Agencia Tributaria. Con la reforma se define este término y además para el caso concreto del arrendamiento de viviendas se establece que se entenderá que hay una actividad económica cuando al menos se cuente con una persona con contrato laboral a jornada completa. También se recoge el término de sociedad patrimonial como aquella que no realiza una actividad económica, y se entenderá que es así cuando más del 50% de su activo este compuesto por activos que no estén afectos a actividades económicas.

 

Sociedades civiles

                 Hasta ahora se excluía del Impuesto sobre sociedades a las sociedades civiles, con la reforma pasarán a estar sujetas al Impuesto sobre Sociedades las sociedad civiles a excepción de las que no tengan un objeto mercantil, no obstante esto no pasará hasta el 01 de enero de 2016.

Recomendación:

                No queda otro remedio que hacer números y evaluar si a partir de 2016 será más conveniente tributar en IRPF o en IS.

 

Base Imponible

 Amortización

 

                Hasta ahora, a la hora de hacer la amortización contábamos con unas tablas en las que podíamos encontrar hasta 9 sectores, cada uno con sus subsectores, y además otra tabla para elementos comunes. Con la reforma se simplifica con una única tabla. Para bienes adquiridos antes del 01/01/2015 se utilizarán las nuevas tablas aplicándolas sobre el valor neto contable a esa fecha. El inmovilizado intangible de vida útil indefinida pasará a amortizarse en 10 años mientras que el fondo de comercio será deducible al 1% (antes al 5%). También hay libertad de amortización para elementos  cuyo importe no exceda de 300€ hasta el límite de 25.000€.

                Poco se puede hacer ante estos cambios, revisen los coeficientes y si es conveniente, esto es, si hay beneficios, utilicen los sistemas de amortización que la aceleran.

 

Corrección de valor

                Con la norma vigente se permitía deducir el deterioro sufrido por elementos patrimoniales. Con la reforma las únicas correcciones de valor que seguirán siendo deducibles serán las de créditos y las de existencias.

Recomendación:

                Con respecto a la amortización poco se puede hacer además de valorar el impacto en el gasto con la aplicación de los nuevos coeficientes. Al ser el último año en el que será deducible el deterioro del inmovilizado, puede ser conveniente pedir una tasación sobre algunos elementos con el fin de reflejar dicha pérdida en la contabilidad antes de final de año.

 

Gastos deducibles

  Retribución de fondos propios

                 Sigue sin ser deducible la retribución de los fondos propios pero se introducen dos apreciaciones, se consideran fondos propios aquellos correspondientes a valores representativos de capital independientemente a su consideración contable, y los rendimientos de préstamos participativos dentro de un mismo grupo se considerarán retribución de fondos propios y por lo tanto no serán deducibles.

 

Recomendación:

                Plantéese la posibilidad de cambiar la figura de préstamo participativo por otra más ventajosa, el año que viene los gastos de este tipo de préstamo no serán deducibles.

 

Donativos y liberalidades

La reforma  mantiene la no deducibilidad de los donativos y liberalidades, no obstante se incluyen las siguientes precisiones:

·        

Hasta ahora no se entendía como liberalidad los gastos por atención a clientes y proveedores, siendo deducible cualquier importe siempre que se justificara. Con la reforma se establece un límite para este tipo de gastos hasta el 1% del importe neto de la cifra de negocios, el exceso no será deducible.

·        

La segunda precisión es acerca de la retribución a los administradores, este es un tema bastante controvertido en los últimos años, hasta ahora no se decía nada en la Ley, a partir de la entrada en vigor de la reforma no se considerará una liberalidad la retribución a los administradores por sus funciones de alta dirección u otras funciones desarrolladas de acuerdo a un contrato laboral.

Recomendación

                La retribución a los administradores ha sido un tema muy controvertido en los últimos años y que puede tener un gran impacto fiscal. Nuestra recomendación es que se evalué si las funciones desarrolladas están de acuerdo a un contrato laboral, y en caso de no ser así, recurrir a un contrato de alta dirección. De esta forma el gasto sería deducible sin tener que modificar los estatutos de la sociedad.

 

 Operaciones vinculadas

                 El proyecto de Ley restringe el perímetro de vinculación en cuanto a la relación socio-sociedad, y las sociedades participadas por socios comunes, en ambos casos se eleva el porcentaje a un 25%. No obstante el cambio más significativo es la recuperación del vínculo por “poder de decisión” entendemos que de acuerdo al futuro Código de Comercio del próximo año. También se simplifican las obligaciones de documentación para entidades cuya cifra de negocios sea inferior a 45 millones de euros.

Recomendación:

                Revise el perímetro de vinculación, las condiciones han cambiado y es probable que esté obligado a llevar la documentación, las consecuencias de no hacerlo pueden ser muy graves.

 

Depreciación monetaria

                 Actualmente se permite la deducción del  beneficio de la venta de inmuebles mediante la aplicación de los coeficientes de la depreciación monetaria producida desde el 1 de enero de 1983. La reforma elimina estos coeficientes.

Recomendación:

                Si piensa realizar alguna transmisión valore la posibilidad de hacerlo en 2014, aunque los tipos impositivos bajarán para algunas empresas, la aplicación de estos coeficientes puede ser muy ventajosa.

 

Doble imposición

La Ley actual recoge dos métodos para evitar la doble imposición, la exención y la deducción. La Reforma iguala el tratamiento de las rentas internas e internacionales, este tratamiento consiste en la exención para participaciones que representen al menos un 5% del capital social o valor de adquisición hasta 20 millones de euros. Este nuevo régimen presenta dos características diferentes:

·        

Se suprime el requisito de procedencias de las rentas y plusvalías de actividades empresariales.

·        

Se exige una tributación mínima de la entidad participada a un tipo nominal de al menos el 10%.

 

Es destacable que los dividendos o plusvalías de sociedades en las que se participe en menos  de un 5% pasan a tributar íntegramente, cuando con la Ley actual era posible una deducción en la cuota del 50%.

 

Recomendación:

                Si a pesar de tener una participación inferior al 5% puede usted hacer que anticipe dividendos, en 2014 será más ventajoso.

 

Bases imponibles negativas

                 Actualmente las bases imponibles negativas se pueden compensar con los beneficios de los siguientes 18 años (con algunas limitaciones para las grandes empresas en función de su cifra de negocios). Con la reforma se limita para todas las empresas la compensación a un 70% de la base imponible previa, siendo compensable en todo caso 1 millón de euros. Para evitar que se puedan perder bases imponibles por esta limitación se suprime la caducidad de las mismas.

                Cambios previstos en la Ley General Tributaria, obligarán a mantener durante 10 años la documentación justificante de las pérdidas que se quieran compensar. La interpretación es confusa pero es bastante probable que la Administración pueda sancionar por acreditar pérdidas más allá de la prescripción por acreditar incorrectamente bases imponibles negativas.

 

Recomendación:

                Establecer una planificación adecuada que permita compensar el máximo de bases imponibles negativas en el ejercicio actual.

 

Tipo de gravamen

                 Actualmente nos encontramos con multitud de tipos en el Impuesto sobre sociedades, (15%,20%,25%,30%), con la Reforma se pasará prácticamente a un único tipo, el 25% en 2016. Previamente en 2015 el tipo general pasará al 28% y se mantiene el tipo del 15% para empresas de nueva creación.

 

Reserva de capitalización

                 Se crea una reserva de capitalización con la que se tendrá derecho a una reducción en la base imponible del 10% del importe del incremento de los fondos propios, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

·        

Que el importe del incremento de los fondos propios se mantenga durante 5 años, salvo por la existencia de pérdidas.

·        

Que se dote una reserva por el importe de la reducción, que deberá figurar en el balance con absoluta separación y será indisponible.

Con esta deducción se pretende paliar la eliminación o reducción de las que veremos en el punto siguiente. La deducción permitida puede ser importante, pero también lo es la exigencia de mantener una reserva indisponible durante cinco años. El 25% del tipo impositivo sobre el 10% del incremento de los fondos propios  nos da un ahorro de un 2,5% en el pago del impuesto, si esto compensa  el mantener en la empresa durante cinco años dependerá de la situación de la empresa y de su planificación

 

Deducciones

                 La reforma suprime la deducción por reinversión en beneficios extraordinarios, la deducción por inversiones medioambientales, la deducción por gastos de formación de personal y la recién creada deducción por inversión de beneficios.

                La deducción por I+D+I se mantiene pero se reducen los porcentajes (25% de los gastos del periodo y 42% del importe que exceda sobre la media). La base de deducción se minora por el importe de las subvenciones recibidas.

                La deducción que se aplica a las producciones cinematográficas es  la única que aumenta, se establece un 20% para el primer millón de inversión y un 18% para el exceso. El límite absoluto de la deducción será de 3 millones de euros.

                Es significativo que la Administración haya incrementado a 10 años el tiempo en el que pueden comprobar las deducciones realizadas, pasado ese tiempo el contribuyente tendrá que acreditar que su aplicación resulta procedente mediante la exhibición de la liquidación o autoliquidación que presento a la Administración hasta 10 años atrás.

 

Recomendación:

                La supresión de estas deducciones puede ocasionar un elevado perjuicio, analice la posibilidad de adelantar las operaciones que puedan beneficiarse de la deducción por reinversión de beneficios o la deducción por inversiones, así como el ahorro que generaría la nueva reserva de capitalización.

 

Régimen especial de fusiones y escisiones

                 Actualmente este régimen es optativo, con la Reforma este régimen pasa a ser aplicable a este tipo de operaciones por lo que cambia su carácter.

 

Empresas de reducida dimensión

                 La Reforma establece expresamente que no será de aplicación este régimen a las entidades patrimoniales (sin actividad económica, o cuyo activo este formado en más de un 50% por bienes no afectos).

                Se eliminan una serie de beneficios fiscales, libertad de amortización para inversiones inferiores a 601,01€, la amortización acelerada de elementos objeto de reinversión (se mantiene solo en 2015), desaparece la deducción por inversión de beneficios, el tipo de gravamen para 2015 será 25%-28%, y para 2016 se iguala con las grandes empresas al 25%.

 

Recomendación: 

 Revise su balance para detectar si su empresa es patrimonial, en tal caso tributaría en régimen general.